¿Qué causa la adicción?

¿Qué causa la adicción?

Las razones para probar inicialmente diferentes drogas legales socialmente aceptables (por ejemplo, alcohol, cigarrillos, etc.), y/o drogas ilegales, o para el caso de cualquier implicación en un comportamiento que involucra adicción (por ejemplo, juego, atracones, etc.) son multifactoriales (por ejemplo, presión de los compañeros, aburrimiento, etc.).

En el siglo XX, aproximadamente el 65% de los individuos estadounidenses sanos (nacidos en una familia -libre de un historial de abuso de sustancias, por ejemplo, y criados en un entorno positivo con valores y condicionamientos positivos) experimentan con el consumo de alcohol entre los menores y posiblemente con el consumo de cigarrillos al menos una vez en la adolescencia o durante una fase de la vida en la que “se bebe en exceso”.

Debido a que el comportamiento humano es tan complejo, es enormemente difícil de lograr el intento de comprender las razones por las que los individuos continúan consumiendo y/o abusando de sustancias y/o comportamientos inadaptados hasta el punto de desarrollar patrones de comportamiento autodestructivos y/o otras disfunciones en el estilo de vida o daños autoinfligidos. Por lo tanto, muchos investigadores prefieren hablar de factores de riesgo que pueden contribuir, pero que no son suficientes para causar adicciones. Señalan un enfoque bio-psicosocial ecléctico que involucra las interacciones multidimensionales de la genética, la bioquímica, la psicología, las influencias socio-culturales y espirituales.

 

Causas de la adicción

 

1. La genética (historia familiar)

 

Se sabe que juega un papel en la causa de la susceptibilidad a través de vías biológicas como las tasas metabólicas y la sensibilidad al alcohol y / u otras drogas o comportamientos adictivos.

2. Bioquímica

 

El descubrimiento de sustancias similares a las morfinas llamadas endorfinas (corredores de alta, etc.) y la llamada “vía del placer” ñ la vía de la dopamina mesocorticolímbica (MCLP). Este es el centro del cerebro o posible sitio anatómico subyacente a las adicciones en el que el alcohol y otras drogas estimulan para producir euforia ñ que luego se convierte en el objetivo deseado a alcanzar (tolerancia ñ pérdida de control ñ abstinencia).

3. Factores psicológicos

 

Rasgos de personalidad en desarrollo, vulnerabilidad al estrés y el deseo de tensión y reducción de síntomas de varios problemas de salud mental y experiencias traumáticas de la vida.

4. Factores socioculturales/espirituales

 

Actitudes culturales, estresantes matrimoniales, relacionales, legales, financieros y religiosos psicosociales (etc.), junto con la existencia de la llamada cultura de las drogas que promueve la disponibilidad de alcohol y otras drogas y/o comportamientos adictivos como reductores de tensión y/o calmantes del dolor.

 

La genética familiar y los factores condicionantes bio-psicosociales, históricos y de desarrollo son difíciles y a veces imposibles de cambiar dentro de los individuos. La filosofía del Sistema de Medición de la Recuperación de Adicciones basado en el desempeño estandarizado incorpora un modelo de enfermedad bio-psicosocial que se centra en una perspectiva de comportamiento cognitivo para intentar alterar el pensamiento inadaptado y mejorar las habilidades y comportamientos de una persona para resolver problemas y planificar una recuperación sostenida. Muchos consumidores de servicios de recuperación de adicciones tienen una historia genética predispuesta para la adicción.

Han sufrido y siguen sufriendo experiencias vitales traumáticas en el pasado (por ejemplo, abuso físico, sexual y emocional, etc.) y a menudo se presentan con estresantes psicosociales (por ejemplo, estrés laboral, problemas familiares o maritales, etc.) que les dejan con sentimientos intensos y confusos (por ejemplo, ira, ansiedad, amargura, miedo, culpa, pena, soledad…).

 

¿Qué es la adicción?

 

Hay muchas definiciones de adicción, ya que es un fenómeno complejo. La Asociación Americana de Psiquiatría evita el término por completo. La Organización Mundial de la Salud definió la adicción como “un estado de intoxicación periódica y/o crónica producido por el consumo repetido de una droga natural o sintética“. Este estado de intoxicación se manifiesta por un deseo, necesidad o compulsión abrumadores con la presencia de una tendencia a aumentar la dosis y la evidencia de fenómenos de tolerancia, abstinencia y retraimiento, en los que siempre hay una dependencia psíquica y física de los efectos de la droga” (Gossop y Grant, 1990, p. 20).

 

¿Qué enfermedades existen en la adicción?

 

Las enfermedades adictivas se han asociado generalmente con el uso indebido de sustancias. Más recientemente, el concepto de adicción se ha ampliado para incluir patrones de comportamiento que no necesariamente incluyen el alcohol o las drogas. Bradshaw (1990) define la adicción como una “relación patológica con cualquier persona, cosa, sustancia o actividad que altere el estado de ánimo y que tenga consecuencias perjudiciales para la vida” (p. VIII). Arterburn y Felton (1992) definen la adicción como “la presencia de una dependencia psicológica y fisiológica de una sustancia, relación o comportamiento” (pág. 104). Shaef (1987) define la adicción como “cualquier proceso sobre el cual somos impotentes. La adicción toma el control de nosotros, causando que hagamos y pensemos cosas que son inconsistentes con nuestros valores personales, y que nos llevan a ser progresivamente más compulsivos y obsesivos” (p. 18). Ella divide las adicciones en dos grandes categorías: Adicciones a sustancias (por ejemplo, alcohol, drogas, nicotina y comida, etc.) y adicciones a procesos o comportamientos (por ejemplo, juegos de azar, comida, religión y adicciones sexuales, etc.).

Al igual que los trastornos de abuso del alcohol y las sustancias, las adicciones a procesos o comportamientos tienen factores de personalidad que tienden a caracterizar sus etiologías, manifestaciones de comportamiento y su resistencia al cambio aunque no impliquen una sustancia adictiva química. Por ejemplo, aunque la mayoría de las personas pueden apostar ocasionalmente (por ejemplo, los sábados por la noche en juegos de póquer, apostar en grandes eventos deportivos con amigos, y/o jugar en una máquina tragamonedas mientras están de vacaciones, etc.), se estima que entre seis y diez millones de estadounidenses pierden el control.

El juego patológico, según el Diagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders se caracteriza por un comportamiento de juego recurrente y persistente que perturba las actividades familiares, personales o vocacionales. También implica la pérdida continua o periódica del control; la preocupación por obtener dinero para el juego; el comportamiento irracional; y la continuación de este comportamiento a pesar de las consecuencias adversas (Rosenthal, 1992).

Las personas también desarrollan dependencias de ciertas actividades vitales que pueden ser tan amenazantes para la vida como la adicción a las drogas e igual de dañinas social y psicológicamente como el alcoholismo. Como se ha señalado anteriormente, el 30,5% de los adultos estadounidenses sufren de obesidad mórbida o están 100 libras o más por encima del peso corporal ideal. Algunos sufren de desórdenes hormonales o metabólicos, pero la mayoría de los obesos simplemente consumen más calorías de las que queman debido a un patrón de estilo de vida de adicción a la comida fuera de control.

La hiper-obesidad resultante de la sobrealimentación habitual y grosera se considera más bien como los problemas que se encuentran en aquellos trastornos de personalidad arraigados que implican una pérdida de control sobre el apetito de algún tipo (Orford, 1985). Los episodios de trastornos por atracones se caracterizan en parte por la sensación de que no se puede detener o controlar cuánto o qué se está comiendo (DSM-IV-TR, 2000).

Williams (1993) sugiere que los adictos religiosos experimentan tres de los mismos síntomas que los demás adictos: antojo o necesidad de una dosis, pérdida de control y uso continuo. Johnson y VanVonderen (1991) definen la adicción religiosa como “el estado de dependencia de un sistema espiritual que altera el estado de ánimo“. En un cambio destinado a alentar a los profesionales de la salud mental a considerar más seriamente la experiencia religiosa de los pacientes, el DSM-IV incluía una entrada titulada “Problema religioso o espiritual” (Steinfels 1994). Un tipo de problema psicorreligioso afecta a los pacientes que intensifican su adhesión a las prácticas religiosas a un estado mental obsesivo-compulsivo y a veces delirante. Personalmente tuve la oportunidad única de escribir mi tesis doctoral sobre la adicción religiosa titulada “Adicción religiosa hawaiana y cristiana”. Durante ese proceso, descubrí una relación significativa entre los líderes autoproclamados y autoritarios de la iglesia y las creencias, conductas y síntomas de la adicción religiosa (Slobodzien, 2004).

Asimismo, se estima que la adicción sexual afecta a entre el tres y el seis por ciento de la población de los Estados Unidos. La adicción sexual adopta muchas formas, desde obsesiones con la pornografía y la masturbación hasta el cibersexo, el voyeurismo, las aventuras amorosas, la violación, el incesto y el sexo con extraños. Aunque las formas solitarias de esta adicción pueden no ser abiertamente riesgosas, pueden formar parte de un patrón de pensamiento distorsionado y de conflicto de identidad que puede escalar hasta implicar el daño a uno mismo y a los demás. Un ejemplo de un Trastorno Sexual (NOS) o no especificado de otra manera en el DSM-IV-TR, (2000) incluye: angustia sobre un patrón de relaciones sexuales repetidas que involucra una sucesión de amantes que son experimentadas por un individuo sólo como cosas para ser usadas. Los elementos que definen este tipo de adicción son su carácter secreto y creciente, que a menudo se traduce en una disminución del juicio y el autocontrol (Carnes, 1994).

La naturaleza fundamental de toda adicción es la experiencia de los adictos de la impotencia e impotencia ante un comportamiento obsesivo-compulsivo, lo que hace que sus vidas se vuelvan inmanejables. El adicto puede estar fuera de control. Puede experimentar un dolor emocional extremo y vergüenza. Pueden fallar repetidamente en el control de su comportamiento. Pueden sufrir una o más de las siguientes consecuencias de un estilo de vida inmanejable: un deterioro de algunas o todas las relaciones de apoyo; dificultades en el trabajo, problemas financieros; y agotamiento físico, mental y/o emocional que a veces lleva a problemas psiquiátricos y a la hospitalización. Las adicciones suelen surgir de los mismos antecedentes: familias con codependencia, incluidas las adicciones múltiples; falta de una crianza eficaz de los hijos; y otras formas de trauma físico, emocional y sexual en la infancia. Dado que es imposible esperar que el tratamiento de una adicción sea beneficioso cuando coexisten otras adicciones, la intervención terapéutica inicial para cualquier adicción debe incluir una evaluación de otras adicciones.

La dependencia poli-conductual es la dependencia crónica sinérgicamente integrada de múltiples sustancias y conductas fisiológicamente adictivas (por ejemplo, consumir o abusar de sustancias como la nicotina, el alcohol y las drogas, y/o actuar impulsiva u obsesivamente compulsivamente con respecto a los juegos de azar, los atracones de comida, el sexo y/o la religión, etc.) simultáneamente.

 

Que es la adicción

 

Psicólogos en Guadalajara

Psicólogos en línea

 

Comparte:

Entradas Relacionadas

¿Cómo me puede ayudar la hipnosis?

¿Cómo me puede ayudar la hipnosis?

¿Es posible dejar de fumar con la PNL?

¿Es posible dejar de fumar con la PNL?

La patología del amor

La patología del amor

La sexualidad humana

La sexualidad humana

No Comment

Deja un comentario