escritura-terapeutica-expresion-2

¿Qué es la escritura terapéutica?

El estrés y la ansiedad han surgido con mayor frecuencia en conversaciones cotidianas y motivos de consulta terapéuticos. La dificultad para adaptarnos a los cambios constantes en nuestros tiempos puede generar una repetida sensación de estancamiento y confusión.

La escritura puede ser más allá de una actividad cotidiana en la vida personal o laboral. Desde hace años la escritura ha sido usualmente utilizada en terapia psicológica como herramienta para aterrizar y/o cuestionar pensamientos, emociones, deseos y recuerdos.

Existen diversas formas de utilizar la escritura, abriendo así las posibilidades para aprender de uno mismo, re-narrar una historia para encontrar nuevos significados o como herramienta de orden mental a través de diarios, cartas, autobiografías o incluso en arte (poemas, canciones, ilustraciones, etc.)

Silvia Adela Kohan (2013) comenta que “la escritura es un lugar en el que puedes aposentarte, explayarte, confesarte; un mapa de emociones, de caminos a desandar y a descubrir.

Es también un barco que te lleva: tú decides el rumbo.

Escoge tu lugar, aclara un dilema, encuentra respuestas, transforma el miedo, diseña tus metas.”

escritura-terapeutica-expresion-1

¿Para qué sirve la escritura terapéutica?

Podemos obtener beneficios al utilizar la escritura como puente para expresarnos emocionalmente, incluso aprender sobre nuestras emociones al identificarlas, nombrarlas, aceptarlas o cambiar el significado de éstas.

El diálogo interno a través de la escritura nos permite poner en perspectiva los problemas o situaciones del pasado, presente y futuro de una forma ordenada, honesta y sin censura.

En momentos de crisis, el pensamiento puede estar desordenado, con información redundante, mezclada en gran cantidad de escenarios que dificultan el foco hacia las soluciones y comprensión.

Con la escritura podemos tomar una perspectiva diferente, en ocasiones el hecho de plasmar los pensamientos y emociones propicia que tomemos una distancia de ellos para re-estructurar lo sucedido, el orden y emoción impresa, lo que falta en la historia y lo que buscamos de ella, “en el narrar y renarrar no solo emergen nuevas historias sino que la persona cambia en relación a ellas: el self narrador cambia” (Anderson, 1997)

El psicólogo James W. Pennebaker ha dedicado en gran parte su trabajo a analizar la escritura terapéutica como medio para la expresión de pensamientos y emociones, creando propuesta sobre las técnicas, beneficios para combatir la ansiedad, depresión, duelo y estrés, contribuyendo así a las investigaciones que estudian los cambios emocionales y funciones cognitivas al trabajar los dos hemisferios cerebrales de forma simultánea.

¿Cómo comienzo?

Existen diversas técnicas de escritura terapéutica. Le compartimos algunos ejemplos con grandes beneficios y que han sido utilizados en los últimos años como recursos para trabajar la reflexión e introspección de forma sana.

Para iniciar a escribir, tenga en cuenta que no existe una forma correcta, sino distintas alternativas.

Uno de los escenarios comunes es analizar distintas áreas y relaciones de la vida, como pueden ser el trabajo, vida personal, familiar, relaciones de pareja o social, al igual que el contexto en el cual se encuentra para identificar los roles, posición frente a dicho contexto o relaciones, así situaciones problemáticas o positivas de las cuales quisiera expresarse.

Puede empezar por no censurar los pensamientos y preguntarse: ¿sobre qué quiero escribir? ¿qué me doy cuenta que no entiendo? ¿qué sí entiendo de la situación o de mi?

Es primordial tener el enfoque principal en el contenido de la escritura y no en la sintaxis u ortografía. La escritura terapéutica aunque puede ser compartida con quien desee hacerlo, se realiza esencialmente para la relación con uno mismo.

Ahora, dependiendo el objetivo que busque es como podrá intentar distintos métodos, hasta encontrar uno o varios que le permitan practicar la escritura en función a la situación que esté pasando.

Estos son 5 ejemplos de escritura terapéutica para afrontar las situaciones diarias y de autoexploración:

El método del diario

Introducido por el psicólogo Ira Progoff y denominado como el método del diario intensivo, con esta técnica se busca hacer una introspección y expresión de lo que ha acontecido en su vida de forma regular, disciplinada y metódica. Con el tiempo se ha convertido en una forma popular de llevar la escritura terapéutica al uso diario

Cartas para los días de lluvia

Técnica de Beyebach y Herrero (2010), con esta carta lo que se busca es hacer frente a las adversidades teniéndose como principal recurso. El procedimiento es simple y significativo: en un día cuando se sienta bien y equilibrado, escriba una carta para sí mismo haciendo foco en las fortalezas, experiencia y cualidades para sobrellevar un día malo. Pregúntate ¿qué puedes hacer para ayudarte? ¿qué te ha ayudado/funcionado en el pasado?

Cartas de despedida y perdón

Las carta de perdón por lo general van dirigidas a alguien en particular por algún hecho o situación de impacto. Se busca plasmar las emociones y hechos con el fin de liberarse, aceptar y continuar ya sea con o sin la relación.

Asimismo, la carta puede estar dirigida hacia uno mismo, enfatizando el proceso de perdonarse por reproches, malos tratos, por lo permitido y que ha dañado la relación con su persona.

La carta de despedida puede ser dirigida hacia otras personas, situaciones (enfermedades, síntomas Ej. ansiedad, crisis, empleos, etc.) o hacia aspectos de su persona. Puede iniciarse por ejemplo como “adiós, ansiedad” y puede plantearse preguntas para poder expresar esas emociones ¿de qué me despido? ¿qué tengo que agradecer? ¿cómo me doy cuenta que estoy preparado para dejarle ir? ¿qué sigue en mi vida sin esto/él/ella?

Escritura expresiva

Técnica de James Pennebaker, en la cual se practica la escritura durante 4 días por un tiempo de 20 minutos sin parar por día sobre alguna experiencia fuerte que continúe teniendo impacto ya sea en el pensamiento redundante en el día a día o que incluso sueñe o quite el sueño.

Escribir, leer y quemar

Es una técnica de Steve de Shazer, la cual fue considerada por él como llave maestra debido a que resulta últi frente a diversas situaciones. El proceso consiste en estipular un horario fijo al día y escribir durante 30 minutos todo lo negativo que hay en su vida, después leerá lo que plasmó y posteriormente lo deberá quemar o tirar. Solamente podrá pensar en aquello negativo en el horario estipulado, fuera del horario deberá dedicarse a otras actividades o pensamientos.

Ahora bien, es importante que se permita la libertad de intentar diversas técnicas y de parar en caso de sentir intensamente las emociones negativas, si así lo desea.

En caso de que las sensaciones de estar estancado o emociones intensas continúen, contacte con un profesional para iniciar un proceso terapéutico presencial o en línea.

Clínica Kahlo – Psicólogos en Guadalajara

Comparte:

Deja un comentario