Narcisismo y trastornos de la personalidad

Narcisismo y trastornos de la personalidad

¿Todos los trastornos de personalidad son el resultado de un narcisismo frustrado? Durante nuestros años de formación (de 6 meses a 6 años), todos somos “narcisistas”.El narcisismo primario es un mecanismo de defensa útil y críticamente importante. A medida que el bebé se separa de su madre y se convierte en un individuo, es probable que experimente gran aprehensión, miedo y dolor. El narcisismo protege al niño de estas emociones negativas. Al pretender ser omnipotente, el niño se aleja de los profundos sentimientos de aislamiento, malestar, condena pendiente e impotencia que acompañan a la fase de individuación-separación del desarrollo personal.

Hasta bien entrada la adolescencia, el apoyo empático de los padres, los cuidadores, los modelos de conducta, las figuras de autoridad y los compañeros es indispensable para la evolución de un sentido estable de autoestima, autovaloración y confianza en sí mismo. Los traumas y los abusos, la asfixia y el cariño, y la constante ruptura de los límites emergentes dan lugar al afianzamiento de las rígidas defensas narcisistas de los adultos.

El narcisismo secundario o patológico es un patrón de pensamiento y comportamiento en la adolescencia y la edad adulta, que implica encaprichamiento y obsesión con el propio yo hasta la exclusión de los demás. Se manifiesta en la búsqueda crónica de la gratificación y la atención personal (oferta narcisista), en el dominio social y la ambición personal, la fanfarronería, la insensibilidad hacia los demás, la falta de empatía y/o la dependencia excesiva de los demás para cumplir con sus responsabilidades en la vida y el pensamiento diarios. El narcisismo patológico es el núcleo del trastorno narcisista de la personalidad.

 

¿Qué sucede cuando tal individuo se enfrenta a decepciones, reveses, fracasos, críticas y desilusiones?

 

Ellos “resuelven” estas frustraciones recurrentes desarrollando desórdenes de personalidad.

 

La solución narcisista :

 

El paciente crea y proyecta un falso Yo omnipotente, omnisciente y omnipresente que reemplaza y reprime en gran medida al desacreditado y dilapidado Verdadero Yo. Utiliza el falso yo para obtener un suministro narcisista (atención, tanto positiva como negativa) y así apoyar sus infladas fantasías. Tanto el Trastorno Narcisista como el Esquizotípico de la Personalidad pertenecen aquí porque ambos involucran un pensamiento grandioso, fantástico y mágico. Cuando la solución narcisista fracasa, tenemos el Trastorno de Personalidad Limítrofe (BPD).

La conciencia del paciente borderline de que la solución por la que ha optado “no funciona” genera en él una abrumadora ansiedad de separación (miedo al abandono), una alteración de la identidad, una incapacidad afectiva y emocional, una ideación suicida y una acción suicida, sentimientos crónicos de vacío, ataques de rabia y una ideación paranoica transitoria (relacionada con el estrés).

 

La solución de la apropiación

 

Esta solución implica la apropiación del yo imaginado (y, por lo tanto, confabulado y falso) de otra persona en lugar del Verdadero Yo disfuncional de uno mismo. Estas personas viven de forma vicaria, a través de otros, y por poder. Consideremos el Trastorno de Personalidad Histriónica. Los histriónicos sexualizan y objetivan a los demás y luego los internalizan (introyectan).

Al carecer de una realidad interna (el verdadero yo) sobrevaloran y ponen demasiado énfasis en sus cuerpos. Los histriónicos y otros “apropiadores” juzgan mal la intimidad de sus relaciones falsas y el grado de compromiso que implican. Son fácilmente sugestionables y sus sentidos del yo y de la autoestima se desplazan y fluctúan con las aportaciones del exterior (suministro narcisista).

Otro ejemplo de este tipo de solución es el Trastorno de Personalidad Dependiente (codependientes). Las madres manipuladoras que “sacrifican” sus vidas por sus hijos, las “reinas del drama” y las personas con trastornos ficticios (por ejemplo, el síndrome de Munchausen) también pertenecen a esta categoría.

 

La solución esquizoide

 

A veces la aparición del falso yo se atrofia o se interrumpe. El Verdadero Yo permanece inmaduro y disfuncional pero no es reemplazado por un mecanismo de defensa narcisista que funcione. Tales pacientes son zombis mentales, atrapados para siempre en la tierra de nadie entre la infancia y la edad adulta. Carecen de empatía, su vida psicosexual es empobrecida, prefieren evitar el contacto con los demás, y se retiran del mundo. El Trastorno Esquizotípico de la Personalidad es una mezcla de las soluciones narcisistas y esquizoides. El Trastorno de Personalidad Evitable es un pariente cercano.

 

La Solución Agresiva Destructiva

 

Estas personas sufren de hipocondría, depresión, ideación suicida, disforia, anhedonia, compulsiones y obsesiones y otras expresiones de agresión internalizada y transformada dirigida a un yo que se percibe como inadecuado, culpable, decepcionante y digno de nada más que la eliminación. Muchos de los elementos narcisistas están presentes de forma exagerada. La falta de empatía se convierte en un desprecio temerario por los demás, la irritabilidad, el engaño y el grito

 

Te recomendamos leer el artículo de narcisismo patológico

 

Psicólogos en Guadalajara

Psicólogos en línea

Comparte:

Entradas Relacionadas

¿Qué es el trastorno bipolar?

¿Qué es el trastorno bipolar?

¿Qué es la Agorafobia?

¿Qué es la Agorafobia?

Narcisismo patológico

Narcisismo patológico

Diagnosticando Trastornos de Personalidad

Diagnosticando Trastornos de Personalidad

No Comment

Deja un comentario