¿Es la psicología una ciencia?

¿Es la psicología una ciencia?

Habitualmente nos preguntan si la psicología es una ciencia, todas las teorías, científicas o no, comienzan con un problema. Su objetivo es resolverlo demostrando que lo que parece ser “problemático” no lo es. Reafirman el enigma, o introducen nuevos datos, nuevas variables, una nueva clasificación, o nuevos principios de organización. Incorporan el problema en un conjunto más amplio de conocimientos, o en una conjetura (“solución”). Explican por qué pensábamos que teníamos un problema en nuestras manos – y cómo puede ser evitado, viciado o resuelto.

Las teorías científicas invitan a la crítica y a la revisión constante. Producen nuevos problemas. Se demuestra que son erróneas y son reemplazadas por nuevos modelos que ofrecen mejores explicaciones y un sentido más profundo de comprensión, a menudo mediante la solución de estos nuevos problemas. De vez en cuando, las teorías sucesoras constituyen una ruptura con todo lo conocido y hecho hasta entonces. Estas convulsiones sísmicas se conocen como “cambios de paradigma”.

Contrariamente a la opinión generalizada – incluso entre los científicos – la ciencia no sólo trata de “hechos”. No se trata simplemente de cuantificar, medir, describir, clasificar y organizar “cosas” (entidades). Ni siquiera se ocupa de averiguar la “verdad”. La ciencia trata de proporcionarnos conceptos, explicaciones y predicciones (conocidas colectivamente como “teorías”) y así dotarnos de un sentido de comprensión de nuestro mundo.

 

Psicología como ciencia

Entendiendo teorías científicas

Las teorías científicas son alegóricas o metafóricas. Giran en torno a símbolos y construcciones teóricas, conceptos y suposiciones sustantivas, axiomas e hipótesis, la mayoría de los cuales nunca, ni siquiera en principio, pueden ser computados, observados, cuantificados, medidos o correlacionados con el mundo “ahí fuera”. Apelando a nuestra imaginación, las teorías científicas revelan lo que David Deutsch llama “el tejido de la realidad”.

Como cualquier otro sistema de conocimiento, la ciencia tiene sus fanáticos, herejes y desvíos.

Los instrumentistas, por ejemplo, insisten en que las teorías científicas deben ocuparse exclusivamente de predecir los resultados de los experimentos diseñados apropiadamente. Sus poderes explicativos no tienen ninguna consecuencia. Los positivistas atribuyen significado sólo a las declaraciones que tratan de observables y observaciones.

Los instrumentistas y positivistas ignoran el hecho de que las predicciones se derivan de modelos, narraciones y principios de organización. En resumen: son las dimensiones explicativas de la teoría las que determinan qué experimentos son relevantes y cuáles no. Las predicciones – y los experimentos – que no se insertan en una comprensión del mundo (en una explicación) no constituyen una ciencia.

Por supuesto, las predicciones y los experimentos son cruciales para el crecimiento de los conocimientos científicos y la superación de teorías erróneas o inadecuadas. Pero no son los únicos mecanismos de la selección natural. Hay otros criterios que nos ayudan a decidir si adoptar y confiar en una teoría científica o no. ¿Es la teoría estética (parsimoniosa), lógica, proporciona una explicación razonable y, por lo tanto, fomenta nuestra comprensión del mundo?

David Deutsch en “La estructura de la realidad” (p. 11):

“… Es difícil dar una definición precisa de “explicación” o “comprensión”. Hablando en términos generales, se trata del ‘por qué’ más que del ‘qué’; del funcionamiento interno de las cosas; de cómo son realmente las cosas, no sólo cómo parecen ser; de lo que debe ser así, más que de lo que simplemente resulta serlo; de las leyes de la naturaleza más que de las reglas generales. También se trata de coherencia, elegancia y simplicidad, en oposición a la arbitrariedad y la complejidad …”

Los reduccionistas y los emergentes ignoran la existencia de una jerarquía de teorías científicas y meta-lenguajes. Creen -y es un artículo de fe, no de ciencia- que los fenómenos complejos (como la mente humana) pueden reducirse a simples (como la física y la química del cerebro). Además, para ellos el acto de reducción es, en sí mismo, una explicación y una forma de comprensión pertinente. El pensamiento, la fantasía, la imaginación y las emociones humanas no son más que corrientes eléctricas y chorros de sustancias químicas en el cerebro, dicen.

Los holistas, por otra parte, se niegan a considerar la posibilidad de que algunos fenómenos de nivel superior puedan, de hecho, reducirse totalmente a componentes básicos e interacciones primitivas. Ignoran el hecho de que el reduccionismo a veces proporciona explicaciones y comprensión. Las propiedades del agua, por ejemplo, se derivan de su composición química y física y de las interacciones entre los átomos que la componen y las partículas subatómicas.

No obstante, hay un acuerdo general en que las teorías científicas deben ser abstractas (independientes del tiempo o lugar específicos), intersubjetivamente explícitas (contener descripciones detalladas de la materia en términos inequívocos), lógicamente rigurosas (hacer uso de sistemas lógicos compartidos y aceptados por los profesionales en la materia), empíricamente pertinentes (corresponder a los resultados de la investigación empírica), útiles (en la descripción y/o explicación del mundo), y proporcionar tipologías y predicciones.

Una teoría científica debe recurrir a la terminología primitiva (atómica) y todos sus términos y conceptos complejos (derivados) deben definirse en estos términos indivisibles. Debe ofrecer un mapa que conecte de manera inequívoca y coherente las definiciones operacionales con los conceptos teóricos.

Las definiciones operacionales que se conectan al mismo concepto teórico no deberían contradecirse entre sí (estar correlacionadas negativamente). Deberían dar lugar a un acuerdo sobre las mediciones realizadas independientemente por experimentadores capacitados. Pero la investigación de la teoría de su implicación puede proceder incluso sin cuantificación.

Los conceptos teóricos no tienen por qué ser necesariamente medibles o cuantificables u observables. Pero una teoría científica debe permitir al menos cuatro niveles de cuantificación de sus definiciones operacionales y teóricas de los conceptos: nominal (etiquetado), ordinal (clasificación), intervalo y relación.

Como hemos dicho, las teorías científicas no se limitan a definiciones cuantificadas o a un aparato clasificador. Para calificarse como científicas deben contener afirmaciones sobre las relaciones (en su mayoría causales) entre conceptos – leyes y/o proposiciones con apoyo empírico (afirmaciones derivadas de axiomas).

Filósofos como Carl Hempel y Ernest Nagel consideran que una teoría es científica si es hipotética-deductiva. Para ellos, las teorías científicas son conjuntos de leyes interrelacionadas. Sabemos que están interrelacionadas porque un número mínimo de axiomas e hipótesis dan como resultado, en una secuencia deductiva inexorable, todo lo que se conoce en el campo al que pertenece la teoría.

La explicación trata sobre la retrodicción, usando las leyes para mostrar cómo sucedieron las cosas. La predicción es usar las leyes para mostrar cómo sucederán las cosas. La comprensión es la combinación de la explicación y la predicción.

William Whewell aumentó este punto de vista algo simplista con su principio de “consistencia de las inducciones”. A menudo, observó, las explicaciones inductivas de fenómenos dispares son inesperadamente rastreadas a una causa subyacente. De esto se trata la teoría científica: encontrar la fuente común de lo aparentemente separado.

Esta visión omnipotente del esfuerzo científico compite con una escuela más modesta y semántica de la filosofía de la ciencia.

Muchas teorías – especialmente las que tienen amplitud, anchura y profundidad, como la teoría de la evolución de Darwin – no están integradas deductivamente y son muy difíciles de probar (falsificar) de forma concluyente. Sus predicciones son escasas o ambiguas.

Las teorías científicas, según el punto de vista semántico, son amalgamas de modelos de la realidad. Estos son empíricamente significativos sólo en la medida en que son empíricamente (directamente y por lo tanto semánticamente) aplicables a un área limitada. Una teoría científica típica no se construye con objetivos explicativos y predictivos en mente. Todo lo contrario: la elección de los modelos incorporados en ella dicta su éxito final en la explicación del Universo y en la predicción de los resultados de los experimentos.

 

Ciencia y psicología

¿Las teorías psicológicas son teorías científicas?

En primer lugar, hay que distinguir entre las teorías psicológicas y la forma en que se aplican algunas de ellas (psicoterapia y tramas psicológicas). Los argumentos psicológicos son las narraciones escritas por el terapeuta y el paciente durante la psicoterapia. Estas narrativas son el resultado de la aplicación de las teorías y modelos psicológicos a las circunstancias específicas del paciente.

Las tramas psicológicas equivalen a la narración de historias – pero siguen siendo instancias de las teorías psicológicas utilizadas. Los ejemplos de conceptos teóricos en situaciones concretas forman parte de cada teoría. En realidad, la única manera de probar las teorías psicológicas – con su escasez de entidades y conceptos mensurables – es examinando tales instancias (tramas).

La narración de historias ha estado con nosotros desde los días de la fogata y el asedio a los animales salvajes. Cumple una serie de funciones importantes: mejora de los temores, comunicación de información vital (relativa a las tácticas de supervivencia y las características de los animales, por ejemplo), satisfacción de un sentido del orden (previsibilidad y justicia), desarrollo de la capacidad de formular hipótesis, predecir e introducir teorías nuevas o adicionales, etc.

Todos estamos dotados de un sentido de asombro. El mundo que nos rodea en inexplicable, desconcertante en su diversidad y sus innumerables formas. Experimentamos una necesidad de organizarlo, de “explicar el asombro”, de ordenarlo para saber qué esperar a continuación (predecir). Estos son los elementos esenciales de la supervivencia. Pero mientras que hemos tenido éxito en imponer nuestra mente en el mundo exterior – hemos tenido mucho menos éxito cuando tratamos de explicar y comprender nuestro universo interno y nuestro comportamiento.

Psicología como ciencia

La psicología no es una ciencia exacta, ni puede serlo nunca. Esto se debe a que su “materia prima” (los humanos y su comportamiento como individuos y en masa) no es exacta. Nunca dará leyes naturales o constantes universales (como en la física). La experimentación en este campo está limitada por reglas legales y éticas. Los humanos tienden a ser testarudos, desarrollar resistencia, y se vuelven cohibidos cuando son observados.

La relación entre la estructura y el funcionamiento de nuestra mente (efímera), la estructura y los modos de funcionamiento de nuestro cerebro (físico), y la estructura y la conducta del mundo exterior han sido objeto de acalorados debates durante milenios.

En términos generales, hay dos escuelas de pensamiento:

Una identifica el sustrato (cerebro) con su producto (mente). Algunos de estos estudiosos postulan la existencia de un entramado de conocimiento categórico preconcebido, nacido, sobre el universo – los vasos en los que vertemos nuestra experiencia y que lo moldean.

Otros dentro de este grupo consideran la mente como una caja negra. Aunque en principio es posible conocer su entrada y salida, es imposible, también en principio, comprender su funcionamiento interno y la gestión de la información. Para describir este mecanismo de entrada y salida, Pavlov acuñó la palabra “condicionamiento”, Watson la adoptó e inventó el “conductismo”, Skinner inventó el “refuerzo”.

Los epifenomenólogos (defensores de las teorías de fenómenos emergentes) consideran la mente como el subproducto de la complejidad del “hardware” y “cableado” del cerebro. Pero todos ellos ignoran la pregunta psicofísica: ¿Qué es la mente y cómo está vinculada al cerebro?

El otro campo asume los aires de pensamiento “científico” y “positivista”. Especula que la mente (ya sea una entidad física, un epifenómeno, un principio de organización no físico o el resultado de la introspección) tiene una estructura y un conjunto limitado de funciones. Se argumenta que se podría componer un “manual del propietario de la mente”, repleto de instrucciones de ingeniería y mantenimiento. Ofrece una dinámica del psique.

El más prominente de estos “psicodinamistas” fue, por supuesto, Freud. Aunque sus discípulos (Adler, Horney, el grupo de relaciones con los objetos) se apartaron salvajemente de sus teorías iniciales, todos ellos compartían su creencia en la necesidad de “cientificar” y objetivar la psicología.

Freud, un médico de profesión (neurólogo) – precedido por otro doctor en medicina, Josef Breuer – presentó una teoría sobre la estructura de la mente y su mecánica: energías (suprimidas) y fuerzas (reactivas). Se proporcionaron diagramas de flujo junto con un método de análisis, una física matemática de la mente.

Muchos sostienen que todas las teorías psicodinámicas son un espejismo. Observan que falta una parte esencial: la capacidad de probar las hipótesis que se derivan de estas “teorías”. Aunque son muy convincentes y, sorprendentemente, poseen un gran poder explicativo, ya que no son verificables ni falsificables, no se puede considerar que los modelos psicodinámicos de la mente posean los rasgos redentores de las teorías científicas.

Decidir entre los dos campos fue y es un asunto crucial. Considere el choque, aunque sea reprimido, entre la psiquiatría y la psicología. La primera considera los “desórdenes mentales” como eufemismos – sólo reconoce la realidad de las disfunciones cerebrales (como los desequilibrios bioquímicos o eléctricos) y de los factores hereditarios. La segunda (psicología) supone implícitamente que existe algo (la “mente”, la “psique”) que no puede reducirse a un equipo o a diagramas de cableado. La terapia de conversación está dirigida a ese algo y supuestamente interactúa con él.

Pero tal vez la distinción es artificial. Tal vez la mente es simplemente la forma en que experimentamos nuestro cerebro. Dotados del don (o maldición) de la introspección, experimentamos una dualidad, una división, siendo constantemente observadores y observados. Además, la terapia de conversación implica HABLAR – que es la transferencia de energía de un cerebro a otro a través del aire. Se trata de una energía dirigida, específicamente formada, destinada a activar ciertos circuitos en el cerebro receptor. No sería sorprendente que se descubriera que la terapia del habla tiene claros efectos fisiológicos en el cerebro del paciente (volumen de sangre, actividad eléctrica, descarga y absorción de hormonas, etc.).

Todo esto sería doblemente cierto si la mente fuera, de hecho, sólo un fenómeno emergente del cerebro complejo – dos caras de la misma moneda.

 

Teorías de la psicología cómo ciencia

Las teorías psicológicas de la mente son metáforas de la mente. Son fábulas y mitos, narraciones, historias, hipótesis, coyunturas. Desempeñan papeles (extremadamente) importantes en el entorno psicoterapéutico – pero no en el laboratorio. Su forma es artística, no rigurosa, no comprobable, menos estructurada que las teorías de las ciencias naturales. El lenguaje utilizado es polivalente, rico, efusivo, ambiguo, evocador y difuso – en resumen, metafórico. Estas teorías están impregnadas de juicios de valor, preferencias, temores, construcciones post facto y ad hoc. Nada de esto tiene méritos metodológicos, sistemáticos, analíticos y predictivos.

Sin embargo, las teorías de la psicología son instrumentos poderosos, construcciones admirables, y satisfacen necesidades importantes para explicar y comprenderse a sí mismos, nuestras interacciones con los demás y con nuestro entorno.

El logro de la paz mental es una necesidad, que fue descuidada por Maslow en su famosa jerarquía. La gente a veces sacrifica la riqueza material y el bienestar, resiste a las tentaciones, renuncia a las oportunidades, y arriesga sus vidas – con el fin de asegurarla. Hay, en otras palabras, una preferencia del equilibrio interior sobre la homeostasis. Es la satisfacción de esta necesidad abrumadora la que atienden las teorías psicológicas. En esto, no son diferentes a otras narrativas colectivas (mitos, por ejemplo).

Sin embargo, la psicología trata desesperadamente de mantener el contacto con la realidad y de ser considerada como una disciplina científica. Emplea la observación y la medición y organiza los resultados, a menudo presentándolos en el lenguaje de las matemáticas. En algunos sectores, estas prácticas le dan un aire de credibilidad y rigor. Otros consideran con sarcasmo que se trata de un elaborado camuflaje y una farsa. La psicología, insisten, es una pseudociencia. Tiene las características de la ciencia pero no su sustancia.

Peor aún, mientras que las narraciones históricas son rígidas e inmutables, la aplicación de las teorías psicológicas (en forma de psicoterapia) se “adapta” y “personaliza” a las circunstancias de todos y cada uno de los pacientes (clientes). El usuario o consumidor se incorpora a la narrativa resultante como el héroe (o antihéroe) principal. Esta “línea de producción” flexible parece ser el resultado de una época de creciente individualismo.

Es cierto que las “unidades de lenguaje” (grandes trozos de denotaciones y connotaciones) utilizadas en la psicología y la psicoterapia son una y la misma, independientemente de la identidad del paciente y su terapeuta. En el psicoanálisis, es probable que el analista emplee siempre la estructura tripartita (Id, Ego, Superego). Pero estos son sólo los elementos del lenguaje y no hay que confundirlos con las tramas idiosincrásicas que se tejen en cada encuentro. Cada cliente, cada persona, y su propia, única e irreplicable trama.

Para calificar como una trama “psicológica” (tanto significativa como instrumental), la narración, ofrecida al paciente por el terapeuta, debe ser:

  1. Todo incluido (anamnetico) – Debe abarcar, integrar e incorporar todos los hechos conocidos sobre el protagonista.
  2. Coherente – Debe ser cronológico, estructurado y causal.
  3. Consistente – Autoconsistente (sus subtramas no pueden contradecirse entre sí ni ir a contracorriente de la trama principal) y consistente con los fenómenos observados (tanto los relacionados con el protagonista como los del resto del universo).
  4. Lógicamente compatible – No debe violar las leyes de la lógica tanto internamente (la trama debe atenerse a alguna lógica impuesta internamente) como externamente (la lógica aristotélica aplicable al mundo observable).
  5. Insightful (diagnóstico) – Debe inspirar en el cliente una sensación de asombro y asombro que es el resultado de ver algo familiar bajo una nueva luz o el resultado de ver un patrón que emerge de un gran cuerpo de datos. Las percepciones deben constituir la conclusión inevitable de la lógica, el lenguaje y el desarrollo de la trama.
  6. Estética – La trama debe ser a la vez plausible y “correcta”, hermosa, no incómoda, no torpe, no discontinua, suave, parsimoniosa, simple, etc.
  7. Parsimonioso – La trama debe emplear el mínimo número de supuestos y entidades para satisfacer todas las condiciones anteriores.
  8. Explicativo – La trama debe explicar el comportamiento de los otros personajes de la trama, las decisiones y el comportamiento del héroe, por qué los acontecimientos se desarrollaron de la manera en que lo hicieron.
  9. Predictivo (pronóstico) – La trama debe poseer la habilidad de predecir eventos futuros, el comportamiento futuro del héroe y de otras figuras significativas y la dinámica emocional y cognitiva interna.
  10. Terapéutico – Con el poder de inducir cambios, fomentar la funcionalidad, hacer al paciente más feliz y más contento consigo mismo (ego-sintonía), con los demás y con sus circunstancias.
  11. Imponente – La trama debe ser considerada por el cliente como el principio organizador preferible de los acontecimientos de su vida y una antorcha para guiarlo en la oscuridad (vade mecum).
  12. Elástica – La trama debe poseer las habilidades intrínsecas para auto organizarse, reorganizarse, dar espacio al orden emergente, acomodar nuevos datos cómodamente y reaccionar con flexibilidad a los ataques desde dentro y desde fuera.

Teorías y argumentos psicológicos como ciencia

En todos estos aspectos, una trama psicológica es una teoría disfrazada. Las teorías científicas también satisfacen la mayoría de las condiciones anteriores. Pero esta identidad aparente es defectuosa. Los elementos importantes de comprobabilidad, verificabilidad, refutabilidad, falsificación y repetibilidad – están en gran parte ausentes de las teorías y tramas psicológicas. No se pudo diseñar ningún experimento para probar las afirmaciones dentro de la trama, para establecer su valor de verdad y, así, convertirlas en teoremas o hipótesis en una teoría.

Hay cuatro razones para explicar esta incapacidad de probar y demostrar (o falsificar) las teorías psicológicas:

  1. Ética – Los experimentos tendrían que ser realizados, involucrando al paciente y a otros. Para lograr el resultado necesario, los sujetos tendrán que desconocer las razones de los experimentos y sus objetivos. A veces, incluso la propia realización de un experimento tendrá que permanecer en secreto (experimentos doble ciego). Algunos experimentos pueden implicar experiencias desagradables o incluso traumáticas. Esto es éticamente inaceptable.
  2. El Principio de Incertidumbre Psicológica – El estado inicial de un sujeto humano en un experimento suele estar completamente establecido. Pero tanto el tratamiento como la experimentación influyen en el sujeto y hacen que este conocimiento sea irrelevante. Los mismos procesos de medición y observación influyen en el sujeto humano y lo transforman, al igual que las circunstancias y vicisitudes de la vida.
  3. Único – Los experimentos psicológicos están, por lo tanto, destinados a ser únicos, irrepetibles, no pueden ser replicados en otros lugares y en otros momentos incluso cuando se realizan con los MISMOS sujetos. Esto se debe a que los sujetos nunca son los mismos debido al principio de incertidumbre psicológica antes mencionado. La repetición de los experimentos con otros sujetos afecta negativamente al valor científico de los resultados.
  4. La subgeneración de hipótesis comprobables – La psicología no genera un número suficiente de hipótesis, que puedan ser sometidas a pruebas científicas. Esto tiene que ver con la fabulosa naturaleza (=narración) de la psicología. En cierto modo, la psicología tiene afinidad con algunos lenguajes privados. Es una forma de arte y, como tal, es autosuficiente y autónoma. Si se cumplen las limitaciones estructurales e internas, una afirmación se considera verdadera aunque no satisfaga los requisitos científicos externos.

Así que, ¿para qué sirven las teorías y argumentos psicológicos? Son los instrumentos utilizados en los procedimientos que inducen la paz mental (incluso la felicidad) en el cliente.

Esto se hace con la ayuda de unos pocos mecanismos incorporados:

  1. El principio de organización – Las tramas psicológicas ofrecen al cliente un principio de organización, un sentido de orden, significado y justicia, un impulso inexorable hacia objetivos bien definidos (aunque, quizás, ocultos), la sensación de ser parte de un todo. Se esfuerzan por responder a los “por qué” y “cómo” de la vida. Son dialógicos. El cliente pregunta: “por qué estoy (sufriendo un síndrome) y cómo (puedo abordarlo con éxito)”. Entonces, la trama se da vuelta: “eres así no porque el mundo sea caprichosamente cruel sino porque tus padres te maltrataron cuando eras muy joven, o porque una persona importante para ti murió, o te fue arrebatada cuando todavía eras impresionable, o porque fuiste abusado sexualmente y así sucesivamente”. El cliente se calma por el hecho mismo de que hay una explicación para lo que hasta ahora lo ha perseguido y mofado monstruosamente, que no es el juguete de los dioses viciosos, que hay un culpable (enfocando su ira difusa). Su creencia en la existencia de orden y justicia y su administración por algún principio supremo y trascendental es restaurada. Este sentido de “ley y orden” se refuerza aún más cuando la trama da lugar a predicciones que se hacen realidad (ya sea porque se cumplen por sí mismas o porque se ha descubierto alguna “ley” real y subyacente).
  2. El principio integrador – Al cliente se le ofrece, a través de la trama, el acceso a lo más recóndito, hasta ahora inaccesible, de su mente. Siente que se está reintegrando, que “las cosas encajan”. En términos psicodinámicos, se libera la energía para hacer un trabajo productivo y positivo, en lugar de inducir fuerzas distorsionadas y destructivas.
  3. El principio del purgatorio – En la mayoría de los casos, el cliente se siente pecador, degradado, inhumano, decrépito, corrupto, culpable, punible, odioso, alienado, extraño, burlado y así sucesivamente. La trama le ofrece la absolución. El sufrimiento del cliente expurgo, limpia, absuelve y expía sus pecados e impedimentos. Un sentimiento de logro duramente ganado acompaña a una trama exitosa. El cliente se deshace de capas de estratagemas funcionales y adaptables que lo vuelven disfuncional e inadaptado. Esto es excesivamente doloroso. El cliente se siente peligrosamente desnudo, precariamente expuesto. Luego asimila la trama que se le ofrece, disfrutando así de los beneficios que emanan de los dos principios anteriores y sólo entonces desarrolla nuevos mecanismos de afrontamiento. La terapia es una crucifixión mental y la resurrección y expiación de los pecados del paciente. Es una experiencia religiosa. Las teorías psicológicas y las tramas están en el papel de las escrituras de las que siempre se puede recoger consuelo y alivio.

Clínica Kahlo – Psicólogos en Guadalajara

Clínica Kahlo – Psicólogos en línea

Comparte:

Entradas Relacionadas

La historia de los trastornos de la personalidad

La historia de los trastornos de la personalidad

No Comment

Deja un comentario